viernes, 19 de junio de 2015

Series de TV ¿Calidad o Cantidad?



Hola a todos los cibernautas que pasan por aquí, mi nombre es Victor y el tema de hoy trata de algo que he venido viendo que se debate en distintos blogs, aunque de una forma más implícita y es lo siguiente.

Series de televisión, es mejor cantidad o calidad.


En torno a este tema existe mucho debate, existen las personas que solo ven programas con el fin de entretenerse, de encontrar algo con lo que pasar sus tiempos libres, sin más pretensión que eso, pero por el contrario existen personas que ven series de televisión con el fin de encontrar una buena historia que los atrape, con buenos guiones que los cautiven y con actuaciones que los hagan adentrarse y encariñarse con cada uno de los personajes y situaciones que pasan estos mismos.

En lo particular me decanto por este último grupo, pero a decir verdad existen veces en que sólo veo alguna serie porque es entretenida y nada más.

En el lado de los que buscan calidad, están las personas que principalmente ven series de cadenas tales como HBO y más recientemente AMC. Cómo todos sabemos, a lo largo de los años HBO se ha especializado en producir contenido de calidad, en historias que no sólo atrapan al telespectador sino que también están excelentemente bien construidas tanto en guion como en ambientación.

Por el contrario están los que solo buscan entretención sin pretensiones, y en este grupo es dónde entran normalmente las producciones de cadenas generalistas como CBS, ABC y FOX.

Año con año las cadenas generalistas presentan al público cada vez más producciones, pero también, cada vez menos producciones logran traspasar la barrera de la primera temporada, esto bien por desinterés del público debido a una premisa no atrayente o mal estructurada.

Las tramas son cada vez más variadas, pero no siempre calan en el público como se espera en un principio, los telespectadores comienzan a ser un poco más exigentes en cuanto al contenido que las cadenas presentan, y las cadenas parecen no esforzarse demasiado en dar calidad a sus producciones.

Es cierto que hay series para todos los gustos, policiacas, drama romántico, sobrenaturales, comedias y muchos otros géneros más pero es verdad que entre más pasa el tiempo la fórmula que sirve una vez es repetida hasta el cansancio hasta quedar agotada, como es el caso de los dramas policiales en donde los procedimentales son la orden del día.

Algunas cadenas han encontrado su zona segura en series como Grey’s Anatomy, Bones o The Big Bang Theory, que aunque ya no gozan del éxito que tenían hace algunos años, por alguna razón los espectadores regresan semana a semana para ver el capítulo de turno.

En muchos casos, si no es que en la mayoría, un producto que comienza como novedoso y con calidad, termina decayendo a niveles insospechados y terminan cancelados antes de tiempo. Este hecho se da por varias razones, pero principalmente se da por el alargamiento innecesario del producto por más temporadas de las que se tenían planeadas.

Se me vienen a la cabeza los casos de Supernatural y Glee, el primero estaba predispuesto a durar tan sólo cinco temporadas, pero el éxito del producto hizo que la cadena lo alargara hasta que llegue un punto en que comienza a ser repetitivo.

En el caso de Glee, fue notorio desde la segunda temporada, en donde la calidad de los guiones cayó estrepitosamente, yendo en un descenso sin control hasta convertirse en un producto meramente comercial con tramas inverosímiles y mal ejecutadas. Todo esto se aunó a personajes que cambiaban radicalmente de personalidad de un episodio a otro, lo cual hizo que la audiencia la dejara de lado casi por completo.

Y de la misma manera podría nombrar muchos otros casos en los que calidad decae después de algunas temporadas, producciones en donde las tramas se vuelven repetitivas o poco creíbles y terminan sepultando un buen producto en el cementerio de la cancelación.

En mi opinión, pienso que la cantidad de productos que existen hoy en día no debería estar peleado con la calidad, pero en este caso las cadenas deberían procurar preocuparse un poco más por este último punto, porque perder dinero solo por rellenar un espacio con una serie que al final no les dará ninguna ganancia, es algo arriesgado y que a la larga puede perjudicar a la cadena de una manera negativa.

El decaimiento generalizado que se está dando en la audiencia es una señal más que notoria de este problema y aunque es probable que las grandes cadenas de televisión no estén ni cerca de tener una crisis financiera, tal como paso con Warner Bros podría pasar con alguna otra, puesto que ninguna está exenta de vivir algo como eso.

En todo caso hoy en día las cosas están cambiando, páginas de streaming como Netflix ofrecen contenido propio igualando en calidad a las grandes cadenas de pago y eso hace que el gusto del espectador se refine cada vez más y no cualquier cosa logre atraparlo fácilmente.

En conclusión, la calidad siempre ha existido pero últimamente se ha hecho más notoria y se ha vuelto más exigida de parte de los espectadores, obviamente siempre existirán aquellos que solo busquen entretenimiento sin pretensiones, pero si las cosas no empiezan a cambiar, esos adeptos comenzarán a aburrirse y dejar de lado a las grandes cadenas y decantarse por otras opciones más atractivas.

Pero esta es mi opinión, así que me encantaría escuchar la tuya, comenta y dime tu que prefieres ¿cantidad o calidad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario